viernes, 23 de julio de 2010

Let it be

"¿Qué cambiarias? ¿Qué no te gusta hoy?" No hacía falta nada más... era el momento; el silencio del ambiente hizo su parte, cerré los ojos, escuché mi respiración, el eco de sus palabras aceleraba mis latidos, el pecho se abría y una brisa frontal susurraba la melodía del éxito de Los Beatles que necesitaba para este momento.
Como un nadador junta sus pies, marca su ritmo bajando el dedo mayor derecho, luego el izquierdo, flexiona sus rodillas, divisa su meta y pega el salto, así llené mis pulmones del aire más puro y, al momento de saltar, fui arrastrado por el DO con el que comienza aquella canción, descubrí que en un momento problemático
me había encontrado conmigo mismo, un conflicto que no permitía ver si había agua en la que nadar, si había meta que divisar.
La nota siguiente habló con palabras sabias, iluminó mi oscuridad, habría alguna respuesta para mi corazón, dejarlo ser, enfocarme en lo que me gusta hoy, lo que quiero para hoy, todo lo que necesito es amor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada