jueves, 24 de marzo de 2011

Punto medio

En un hostel de San Salvador de Jujuy, a 1700km de casa, paso una noche no muy buena, día de encuentro, silencio y meditación que de la mano de las estrellas trae un choque emocional con quien hoy se lleva mis horas de atención y la transparecnia de mi corazón.

Un mal trago que ya no me inquieta, no me enoja... No necesito respirar profundo para encontrar serenidad porque aprendí a escuchar y abrazar con el alma.

La borra de la noche muestra un mal dormir, el viaje da un giro de 180º que aún no veo, comienzo a encontrar historias por la puna jujeña y ya no camino solo, amigos de viaje, libertad de palabra y momentos de diversión se acoplan al día a día.

Llegado el momento de bifurque, me preguntan si había logrado mi objetivo de este viaje, al mirar hacia atrás descubro que aquella noche fue el momento de encuentro. No era necesario seguir buscando para encontrar respuesta a todo, debía tan solo mirar el punto medio de este viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada